El nombre
La montaña del Tibidabo forma parte de la sierra de Collserola y es su cumbre más alta (512 m). Con una extensión de 17 km de largo y 6 km de anchura, esta sierra se encuentra situada entre los ríos Besós y Llobregat y forma parte de la Cordillera Litoral Catalana. Collserola es un magnífico paraje natural compuesto por una masa forestal de unos diez millones de árboles, donde habita una gran variedad de mamíferos, reptiles, anfibios, etc.

Pero este inmenso espacio considerado hoy uno de los parques naturales metropolitanos más grandes del mundo no siempre ha sido tan apreciado y visitado por los habitantes que lo rodean. Una de las causas fundamentales era su lejanía y falta de comunicación, que lo convirtieron hasta finales del siglo XIX en un espacio prácticamente reservado a excursionistas, pastores o a los habitantes de las pocas construcciones que escondía en su interior.

Para encontrar la primera relación de la montaña con Barcelona es necesario remontarse a 1283, cuando el rey Pedro II "el Grande" (Pedro III de Aragón) la señala como uno de los límites de la ciudad. Durante el período medieval se conoce como Puig de l'Àliga (Cerro del Águila), pero no sería hasta el siglo XVI cuando los monjes residentes en el monasterio de Sant Jeroni (San Jerónimo) le darían el nombre con el que hoy la conocemos: Tibidabo, palabra extraída del Evangelio de San Mateo, formada por los vocablos tibi y dabo, que significan "te daré".

Construcción del Parque
En 1886 se edificó en la cima la primera construcción estable, que consistía en una pequeña capilla dedicada al Sagrado Corazón. Dos años más tarde y con motivo de la Exposición Universal, se abrió el último tramo de carretera hasta el Tibidabo, donde se alzaría un pabellón de estilo árabe para alojar a la reina María Cristina durante su visita. Pero el impulso definitivo de la urbanización del Tibidabo sucedería a partir de 1899 promovido por Salvador Andreu i Grau, un intuitivo y emprendedor farmacéutico que deseaba acercar para siempre aquella montaña a los barceloneses, con la creación de un tranvía, un funicular y un gran parque de atracciones.

La sociedad
El 20 de febrero de 1899 se constituía la Sociedad Anónima El Tibidabo, de la cual formaban parte personalidades de la época como los señores Ròmul Bosch i Alsina, Romà Macayà, Francesc Simón, Teodor Roviralta o el mismo Salvador Andreu. Los terrenos adquiridos iban desde el actual paseo de Sant Gervasi hasta la cima del Tibidabo, y entre los diferentes proyectos destacaban la urbanización de la parte baja, con la creación de una ciudad-jardín con una avenida como eje central, y un tranvía y un ferrocarril-funicular que comunicasen con la cima del Tibidabo, donde se instalaría un centro de ocio.

Las obras empezaron a mediados de 1900 y con ellas se iniciaba una metamorfosis de la montaña que más adelante la consagraría como un verdadero polo de atracción turística. El 29 de octubre de 1901 se inauguraban la avenida, el tranvía y el funicular (el primero de estas características en el Estado Español, obra del ingeniero Bonaventura Roig).

La respuesta de los barceloneses fue entusiasta; por primera vez podían acceder con comodidad y rapidez a la cima de la ciudad y disfrutar de una panorámica excepcional y casi desconocida. Si bien los primeros visitantes correspondían mayoritariamente a la clase elitista, poco a poco el parque se popularizó y surgieron las primeras diversiones, actos y espectáculos, así como cafés y restaurantes.

 
 
 
Tibidabo
Tibidabo
Els continguts d'aquest web estan subjectes a una llicència de
Creative Commons si no s'indica el contrari