Miramiralls
En 1905 se instalaban en las estaciones del funicular del Tibidabo los primeros espejos cóncavos-convexos de España. Sus imágenes grotescas y deformantes atrajeron a miles de visitantes y los hicieron perdurar en el tiempo. Su ubicación ha ido cambiando a lo largo de la historia, pasando por varios espacios del parque de atracciones hasta la actual sala Miramiralls abierta en el año 2008, donde efectos visuales sorprendentes y nuevas tecnologías se han añadido a los espejos de siempre.

El Almacén de las Brujas y los Hechiceros
Inicialmente conocido como Ferrocarril Aéreo, fue la primera gran atracción del Tibidabo. Imitación del ferrocarril de Wuppertal (Alemania), fue inaugurada en 1915 bajo proyecto del ingeniero Marià Rubió. Su trazado intercala grandes panorámicas con fantásticas escenografías. En 1980 las góndolas fueron modernizadas y desapareció el conductor-acompañante que hasta entonces iba en cada una de ellas. En 1991 una nueva tematización dentro del mundo de la magia lo rebautizaría como Aeromágic. Desde 2005 se conoce como Almacén de las Brujas y los Hechiceros, con sorprendentes efectos de luz, colores, olores, etc.

Atalaya
En 1921 se abría la Atalaya o Gran Palanca, una imponente construcción metálica de 50 m de altura que ascendía a los visitantes hasta situarlos a 551 m sobre el nivel del mar. Su éxito fue rotundo, hasta el punto de que entre el público se le atribuyeron propiedades curativas si los niños con tos ferina pasaban unos minutos en esas alturas. Hoy es una atracción única en el mundo que no ha perdido la capacidad de ofrecernos sensaciones difíciles de olvidar.

El Avión
Esta fue la última gran obra del Dr. Andreu y es tal vez la atracción más emblemática del parque. "Us portella com un gegantí ocell sobre una panoràmica increïble y notareu les sensacions que es donen en els viatges aeris" ("Os transporta como un gigantesco pájaro sobre una panorámica increíble y notaréis las sensaciones que se producen en los viajes aéreos"), así de explícitamente se anunciaba la incorporación del Avión en 1928. Construido en los Talleres Estrada de Sarrià y proyectado por los ingenieros Fath bajo la dirección de Marià Rubió, es una réplica del primer aparato que hizo el trayecto Barcelona-Madrid. Como principal característica cabe mencionar que se impulsa mediante su propia hélice y en su interior conserva elementos originales como la estación radiotelefónica de 1933.

Los autómatas
Des de la apertura del parque de atracciones en 1901, este fue importando de varios países europeos autómatas y máquinas automáticas, pero a partir de 1925 fueron los propios empleados quienes los fueron construyendo  hasta 1954. Actualmente la pieza más antigua es "El Payaso Mandolinista" del año 1880, pero destacan otros muy populares como "Los Equilibristas", "La Orquesta Prodigiosa", "El Poeta se duerme" o "La Moños", personaje célebre de las Ramblas en los años treinta. La fama de la colección hizo que incluso Walt Disney quisiera comprarlos en 1957 durante una visita al Tibidabo. Afortunadamente se fue con las maletas vacías por la negativa de la empresa a venderlos. A finales de los años setenta fueron retirados para ser restaurados en profundidad y desde 1982 forman parte del Museo de Autómatas. El museo se encuentra ubicado dentro de un edificio modernista de 1909 y constituye una de las mejores colecciones del mundo. La última incorporación ha sido "Los hermanos Gaüs o el equilibrio del Mundo", autómata de última generación, finalista en la Exposición Universal de Aichi en Japón en el año 2005.

 
 
 
Tibidabo
Tibidabo
Els continguts d'aquest web estan subjectes a una llicència de
Creative Commons si no s'indica el contrari